logo


ORIGINAL-mapa-v1-ENTERO-LOW2

Diapositiva8

Diapositiva9

Diapositiva10

Diapositiva11

Diapositiva22

Diapositiva12

Diapositiva16

Diapositiva13

Diapositiva24



 

 

 

+ INFO

Diapositiva34

 

Diapositiva35

Diapositiva36

Diapositiva37

Diapositiva38

01-Pose

03-Salvo

02-Salvo

01-Salvo

+ INFO

01                EL QUIEBRE CULTURAL en la interpretación del territorio

02                LO INSÓLITO en la construcción mítica

03                HUELLAS de la matriz histórica

04                LA GEOGRAFÍA DEL AGUA

05                MANAUS FUTURO

06                INTERVENCIONES: la red hídrica- la reparación del fragmento

___________________________________________________________________________

01 _ EL QUIEBRE CULTURAL

El corazón de la selva es de metal y acero. La capital de la amazonia se sostiene en el modelo productivo de ser el patio de montaje de la industria paulista. A diferencia de la constelación de ciudades de la ribera amazónica, Manaos cuenta con autosuficiencia económica, formalidad de empleo industrial y todas las complejidades de las urbes productivas, pero está en la SELVA. Enorme paradoja, en su extraña manera preserva los recursos naturales fuera de la producción, pero traslada contradicciones de los bordes industrializados al interior de la abundancia natural. El océano verde late desde el metal.

La ciudad fagocita su matriz. El quiebre de su modelo productivo vinculado a la explotación del recurso natural, iniciado con el caucho y continuado en lo forestal, desconcierta una cultura de apropiación y contacto con la exuberancia. El patrón de origen, la matriz portuguesa de ocupación, coronó la ribera y los morros. La ciudad nueva, ocupó los bajos y extendió su territorio lejos del agua en conglomerados que devoran selva. La deforestación es el alojamiento de la masa laboral, en una economía próspera de una ciudad desvanecida.

La frontera es su propio desafío. Cabecera interior de la conquista portuguesa, preserva los equipamientos defensivos de ribera y control de una geografía enorme e inédita. Endógena en su funcionamiento y autista del territorio, establece condiciones de frontera permanente con el agua y la selva. Ocupa su territorio en fractales islotes que su desarrollo histórico fue resolviendo pragmáticamente en una geografía de igarapés (ARROYO EN PORTUGUES) y floresta, de desniveles del agua amazónica y del suelo. Variables múltiples se amontonan en un territorio de fragmentos, apenas reunidos por proximidades viales y huellas de una identidad lejana. Sitios de ausencia, como puntos ciegos  entre la ciudad vieja y la moderna, pelean su destino con la raleada selva. No hay reunión posible, porque lo que más desconcierta de Manaos es la AUSENCIA DE LA ABUNDANCIA.

La negación de la selva. La impronta industrial ahoga una cultura vinculada al entorno, y la variabilidad del agua la desafía en su permanencia. Indómita a los avances tecnológicos y poblacionales, recuerda lo que la ciudad subsumió. Se esfuerza en reparar las grietas, incorporar equipamiento, medios de transporte, algo más para agregar al montoncito de cosas. Sin embargo una fantasía de riqueza recorre los suburbios de la ciudad: quien pudiera tener un barquito para salir a donde el verde late, donde es posible la alegría.

02 _ LO INSÓLITO EN LA CONSTRUCCIÓN MÍTICA

La sofisticación de época. Los grandes terratenientes caucheros, dueños de lo posible, imaginaron desde la salvaje selva importar lo más agraciado del entretenimiento cultural europeo. La Ópera de Manaos es sin duda el monumento a lo inesperado. Sólo imaginar su origen en el corazón amazónico, presenciar la velada de Carusso, desafía la razón. Una minoría poderosa de una sociedad esclavizada, legó uno de los elementos más distintivos de esta ciudad. La marca de la antítesis al medio natural, lo notorio en lo distinto, constituye un primer eslabón de la construcción mítica de este particular enclave.

El hurto y el cambio. Todo imperio padece de finitud, y el caucho que revolucionó la época sufrió una de las primeras operaciones de espionaje industrial. El secuestro de la semilla y la capacidad de su producción en otros confines del mundo, desarmó el relato de la prosperidad. La frontera interior se  preservó con la producción maderera, los recursos del agua y de la selva, casi como las restantes hermanas amazónicas. Generó una cultura de pescadores, armadores de embarcaciones y comerciantes proveedores de los recursos naturales disponibles, además de las instalaciones de cabecera militar y política. Pero reservaba ciertas cartas la ciudad capital.

Los nuevos frutos del bosque. La revolución industrial modificó el mundo, y el estigma de proveedor de materias primas para Sudamérica siguió vigente. Sin embargo un incipiente conglomerado de nuevos industriales hacía ruido en el sureste brasilero. Nacía el motor paulista y su posicionamiento como polo productivo. Así una nueva vuelta de la historia amazónica se escribía, por definición externa y vinculada a generar una alternativa al inmenso territorio del centro, la sede de la mayor zona franca se destina en Manaos. Nada proviene del recurso natural en abundancia, se monta y produce tecnología e insumos sofisticados al uso contemporáneo de época (recuerden la ópera). Un clúster industrial reúne las mayores firmas en informática, electrodomésticos y ciclomotores del mundo. En el centro  selva, una moto se produce cada 6 minutos. Extraños frutos! La ciudad se ocupa en estas lides pero no las usufructúa, todo se vincula a través de San Paulo. Lo insólito habita nuevamente la ciudad.

03 _ HUELLAS DE LA MATRIZ HISTORICA

Fundante. La localización estratégica en la confluencia del Río Negro y el Amazonas, se inició con la ocupación de la meseta entre los dos grandes igarapés, extendida a las barriadas en los morros. La ribera del bajo vinculada a la actividad del río y a los equipamientos militares y portuarios, fue alojando las industrias forestales, pesqueras y de armadores. La relación con el frente costero carece de la continuidad y acceso que las ciudades portuguesas suelen proponer con amplios malecones. Las variables de costa con barranco, el barranco con costa baja inundable, la meseta y las riberas bajas anegables, interrumpidas estas por los igarapés y la fragmentación de usos contribuyen a la ruptura. En el ciclo industrial la ciudad incorporó la problemática de ocupación de las costas de los igarapés.

01_ MORRO DA LIBERDADE        geografía de origen        manzana irregular y trazado por cota nivel

02_ EDUCANDOS                            ocupación del bajo         densificación y riesgo ambiental

03_ CACHOERINHA                        la meseta centro             manzana regular 150×150 y barranco

El ciclo extensivo inicial. La ciudad desarrolló su crecimiento sobre la continuidad de la ribera, densificando la ocupación de suelo. El dispositivo de las rodovías opera como conexión hacia el interior ocupando las cotas más altas para sortear la complejidad geográfica. El ritmo urbano se establece en la nueva métrica de conexión interior, las bolas (rotondas) son los hitos de articulación entre los fragmentos. La ciudad se vuelve incertidumbre con el territorio y los barrios se van distribuyendo con distintos patrones en la topografía. El centro histórico se extiende en la meseta orientando la dirección de las rodovias (norte sur). Los faldeos laterales resuelven la pendiente pero carecen de conectividad transversal, la imagen urbana es un continuo sin cortes.

04_ JAPIN                          extensión inicial, rodovía y fragmento       regular 43×80 en islotes

05_ SAO RAIMUNDO     extensión meseta hacia barranco                  regular 70×100 baja dens.

06_ VEIRALVES               el faldeo a los lados de las rodovías              regular 65×200 en fajas

Los sitios interiores. Los fragmentos incompletos se vinculan débilmente al sistema de articulación carretero y diluyen su consolidación interior. Se establecen como fractales de un territorio sin definición donde destaca la reserva de la UFAM. Los vestigios de la selva se suceden frente a la falta de patrón urbano regular de continuidad y a los múltiples bajos que el sistema de igarapés cruza con la malla conectiva.

07_ COROADO I        los interiores SELVA, UFAM y tejidos invasivos       en bloques 15×65

08_ ALVORADA        el faldeo en el ciclo extensivo moderno                        44×104 en fajas

09_ COROADO II        informal geográfico en los interiores autónomos     manzana irregular

10_ SAO JOSE              el extensivo moderno en los morros                               irregulares 50×200

El crecimiento masivo. A la vera de este relato, un nuevo clúster cambiará la historia de la ciudad. El distrito industrial se aloja al este, sobre la costa bicolor del encuentro Amazonas – Negro. Su vinculación a la historia y uso de la ciudad es de carácter “medianeril”, un artefacto sofisticado y autosuficiente, con todos los parámetros políticamente correctos de aplicación ambiental. No genera desechos ni contaminación productiva. Optimiza los recursos del agua, no consume insumos naturales del entorno, no puede entrar nadie, sólo a trabajar. La ciudad industrial atrae población, duplicando la ciudad original. Una ciudad de millón de habitantes crece al interior del territorio selva. Un nuevo patrón de ocupación densificado, continuo y en constante avance pulsea el límite con la selva. Ocupa altos y bajos. Se aleja irremediablemente del agua.

04 _ LA GEOGRAFÍA DEL AGUA

El suelo es agua y es variable. Todo el territorio es surcado por un sistema de arroyos y vertientes interiores que escurre entre la topografía hacia los ríos mayores. Es el soporte intangible de la selva, su adn. Los Igarapés son la puerta natural de aacceso al interior urbano, recorren democráticamente el territorio, llegan a donde la ciudad se hace invisible. En la ciudad alejada de la ribera, la costa interior es el alivio o la condena.

La proximidad o el fondo. El sistema de igarapés presenta vertientes próximas, algunas casi se tocan. En la cultura del alto, los bajos son vacancias urbanas de origen que la ciudad aumentada en población va ocupando. La cultura del agua se hace marginal, riesgosa y poco agradable. La respuesta ensayada es el orden, la canalización de lo natural, sobre los nuevos suelos ganados a la anegada costa se impone la implantación de tipologías extrañas en lo cultural y amables desde la mirada formal, oficial. El soporte de lo natural es accidente en lo antrópico, aún en este sitio rodeado de abundancia, sólo se vislumbra como el acomodar los fondos.

La oportunidad hídrica. El soporte que da selva, puede hacer ciudad. La fragmentación del territorio presenta un único factor identificable, repetitivo y extendido: La huella del agua. Una red dispersa y compleja que riega todo el territorio, en presencia de ciudad o en ausencia de selva, la matriz perdura inalterable en su cauce. Variable en los periodos estacionales, desafía los límites en el riesgo de anegar los territorios urbanos, e ignora sistemáticamente su posibilidad. La solución desde el bajo.

05_ MANAOS FUTURO

La Hipótesis. El cambio de paradigma productivo modificó la relación cultural de la ciudad con su entorno natural. No consume los recursos naturales pero se fagocita en su crecimiento a la selva. En su devenir de lo insólito, se cierra en lo antrópico en ausencia de la abundancia que la significa. La recuperación de patrones originales de la matriz natural se orienta a la oportunidad del agua como transformación. La  de los patrones culturales de la ciudad, se dirimen en la dimensión mítica de operar sobre la dispersión. Y el territorio como reunión de lo posible, interpelando la ausencia.

La Red. El agua conectiva. Resignificar el soporte hídrico como la transformación desde el bajo. La matriz de Igarapés  resulta la oportunidad de imbricar el territorio total con una red de hidrovías navegables, la infraestructura como herramienta de transformación y recuperación cultural.

El tejido fractal. Recuperar la condición mítica de la ciudad significa operar sobre la dispersión. La matriz histórica de ocupación queda inscripta en una macro trama de agua. La reunión de las partes y su distinción, define un modelo de tres unidades territoriales: la ciudad vieja y de ribera, los sitios interiores incompletos (ciudad – selva), el extensivo moderno al interior profundo, la ciudad alejada.

El futuro. En la reunión de identidad territorial habita el desafío del futuro. Manaos crecerá aún más, y la continuidad del patrón de ocupación resulta inviable. La red es conexión y al mismo tiempo la posibilidad de limitar la ocupación de selva y ampliar nuevos territorios al frente de agua perdido. La oportunidad de colonizar la ribera de enfrente, de asomar nuevamente al Amazonas. Dos necesidades de infraestructuras son requeridas, una ya resuelta con el puente carretero y la conexión hídrica este – oeste. La otra, de adaptación de un sitio anegado, que la materialización de la hidrovía provee en suelo a incorporar según nuevos patrones de ocupación a definir.

06_ INTERVENCIONES

La matriz agua _ LA RED

A 1 _ LA HIDROVÍA. Definición y resolución técnica, alcance territorial.

A2 _ CANAL CIUDAD VIEJA. Redefinición del centro histórico rodeado de agua.

A3_ VENTANAS AMAZÓNICAS. Vinculación de los interiores urbanos a la costa del río

A4_ PLAZAS DE AGUA. Recuperación de las vertientes interiores como centros barriales.

A5_ PESPUNTE SELVA. Definición del borde agua – selva –ciudad

A6_ CABECERAS ESTE. Conquista del encuentro de las aguas. Nuevas centralidades.

La reparación del fragmento

B1_ MALECON COSTERO. Reunión de los bordes. Calificación del bajo en cdad. Vieja.

B2_ NUEVOS BARRIOS. Definición tipológica de los bordes de igarapes, y completamientos.

B3_ BARRIOS SELVA. Recuperar la floresta en condiciones de certidumbre y calidad urbana

B4_ MOÑO AL FRAGMENTO. Vinculación hidrovía – ciudad – selva. Tipos de ocupación.

B5_ CIUDAD MORRO. Hipótesis de ocupación alternativa del Distrito Industrial.

+ INFO